La venida

La VENIDA de la Virgen a Zaragoza tuvo lugar en el a√Īo 40 mientras ella viv√≠a. ¬ŅMito o Realidad? ¬°Desc√ļbrelo!

As√≠ lo se√Īala la tradici√≥n. Tuvo lugar en el a√Īo 40 despu√©s de Cristo y, por tanto, a diferencia de las apariciones como las ocurridas en F√°tima o Lourdes, Mar√≠a a√ļn viv√≠a en Palestina cuando vino a Zaragoza. Es decir se trata de una venida, no de una aparici√≥n.

VENIDA de la Virgen del Pilar a Zaragoza

LA VENIDA

La tradici√≥n pilarista sostiene una venida extraordinaria de la Sant√≠sima Virgen Mar√≠a cuando a√ļn viv√≠a en Palestina, un suceso asombroso que constituye el origen principal de la devoci√≥n mariana en la pen√≠nsula ib√©rica y posteriormente en el continente americano.

Este magno acontecimiento debe entenderse como la columna vertebral y fuente ineludible de la devoci√≥n a la Santa Columna. La piadosa tradici√≥n expone que en la madrugada del d√≠a 2 de Enero del a√Īo 40 de nuestra era, la Sant√≠sima Virgen Mar√≠a, madre de Jes√ļs de Nazaret, en carne mortal (viviendo todav√≠a en Palestina) se dign√≥ visitar la ciudad de Caesaraugusta, la romana Zaragoza, para confortar al ap√≥stol Santiago en su empe√Īo de llevar el Evangelio a Hispania.

La Catedral-Basílica del Pilar custodia unos documentos del siglo XIII que indican como esta tradición se remonta a la época de la Iglesia naciente, inmediatamente posterior a la Ascensión de Jesucristo, estando sus apóstoles predicando la fe cristiana por el mundo. Es cuando Santiago el Zebedeo, conocido como Santiago el Mayor, hermano de Juan, vino a evangelizar la Península. Dichos documentos apuntan textualmente:

‚Äúpasando por Asturias, lleg√≥ con sus nuevos disc√≠pulos a trav√©s de Galicia y de Castilla, hasta Arag√≥n, el territorio que se llamaba Celtiberia, donde est√° situada la ciudad de Zaragoza, en las riberas del Ebro. All√≠ predic√≥ Santiago muchos d√≠as y, entre los muchos convertidos eligi√≥ como acompa√Īantes a ocho hombres, con los cuales trataba de d√≠a del reino de Dios, y por la noche, recorr√≠a las riberas para tomar alg√ļn descanso”.

VENIDA de la Virgen del Pilar a Zaragoza2

En este punto cabe destacar la vinculación de la devoción pilarista con la tradición jacobea compostelana, convirtiéndose el Pilar y Santiago en dos ejes fundamentales en torno a los cuales ha girado durante siglos la espiritualidad en nuestro país.

Regresando al hecho en s√≠ de tan singular Venida, seg√ļn estos documentos, no solo Santiago recibe tan digna visita aquella madrugada del 2 de Enero, tambi√©n un reducido grupo de convertidos que lo acompa√Īaba presencian la escena, cuando a orillas del Ebro reposaban despu√©s de una ardua jornada de predicaciones. Mar√≠a les trae un mensaje alentador para confortar y reavivar sus √°nimos fatigados ante los escasos resultados de su cometido y les deja como prenda fehaciente una columna de jaspe para que nadie olvide lo firme y s√≥lida que debe ser la fe del cristiano. Por √ļltimo les manifiesta el deseo del Padre de que se le rindiera culto en aquel lugar fijado por la columna por el resto de los siglos con el expreso deseo de dispensar gracias a cuantos acudiesen con verdadera fe, mediante su piadosa y maternal intercesi√≥n.

VENIDA de la Virgen del Pilar a Zaragoza3

Desde muy antiguo los primeros cristianos de Caesaraugusta levantaron all√≠ un habit√°culo en torno al objeto de culto dejado por la Virgen, posiblemente el primer templo en honor a Nuestra Se√Īora. La existencia de esta antigua iglesia y de la especial devoci√≥n a la Virgen Mar√≠a en Zaragoza ha sido probada por numerosos testimonios. Podemos citar entre ellos:

РEl sarcófago de Santa Engracia, del siglo IV, que constituye una de las primeras representaciones plásticas de la Venida de la Virgen en bajo relieve. En ella aparece La Virgen María descendiendo de los cielos para aparecerse al Apóstol Santiago.

– Tambi√©n, en torno al a√Īo 835, un monje de la Abad√≠a de Saint Germain de Par√≠s, llamado Almoino, redact√≥ unos textos en los que mencionaba la antigua Iglesia de la Virgen Mar√≠a de Zaragoza, “donde hab√≠a servido en el siglo III el m√°rtir San Vicente”, cuyos restos fueron depositados por el obispo de Zaragoza, en dicha iglesia. Tambi√©n est√° atestiguado que antes de la ocupaci√≥n musulmana de Zaragoza, hacia 714, hab√≠a all√≠ un templo dedicado a la Virgen.

РPosteriormente, en el siglo XV, el propio Fernando el Católico también constató que en Zaragoza se rendía un culto especial y muy extendido en honor a la Virgen María en torno a una antiquísima Iglesia allí edificada en su nombre.

La importancia de la Venida de Nuestra Se√Īora a Zaragoza radica en que se trata de la primera aparici√≥n mariana de la historia por tanto es la ra√≠z principal de la devoci√≥n a la Virgen en la Pen√≠nsula Ib√©rica y m√°s adelante en Am√©rica. Adem√°s, a diferencia de otras, no se trata de una aparici√≥n sino de una venida, pues es importante destacar de nuevo que se desarrolla cuando la Virgen Mar√≠a a√ļn viv√≠a en carne mortal en Palestina. Por estos motivos, la devoci√≥n que profesa el pueblo por la Virgen del Pilar se halla tan arraigada entre los espa√Īoles desde √©pocas tan remotas, y tal es as√≠, que la Santa Sede permiti√≥ el establecimiento del Oficio del Pilar en el que se consigna la Venida de la Virgen del Pilar como “una antigua y piadosa creencia”.

Desde entonces, cada 2 de enero en la Basílica del Pilar de Zaragoza se celebra una Vigilia Eucarística, que suele presidir el Arzobispo, y que conmemora la fiesta de la Venida de la Virgen a esta ciudad. En recuerdo también de esta fecha solemne, la imagen de la Virgen del Pilar se presenta sin manto exponiendo el fuste del pilar ante los fieles.

El 13 de octubre de 2009, en la Catedral-Bas√≠lica del Pilar y al comienzo del acto de la Ofrenda de Frutos a la Sant√≠sima Virgen, el Presidente del Bureau Internacional de Capitales Culturales, D. Xavier Tudela, hizo entrega de la ‚ÄúAcreditaci√≥n de la Declaraci√≥n de Tesoro del Patrimonio Cultural Inmaterial de Espa√Īa a la Tradici√≥n del Pilar‚ÄĚ. En el emotivo discurso que pronunci√≥ el Sr. Tudela, declar√≥ que √ļnicamente hab√≠an recibido votos de todas provincias espa√Īolas las candidaturas del Camino de Santiago y la de la Tradici√≥n del Pilar.